Cómo hacer una rosa con buttercream en un cupcake

Este vídeo está extraído de internet y no es propiedad de Singular Cakes.

Tarta de calabaza

Cuando llega el otoño la casa huele a especies y a bosque. El otoño ofrece un abanico infinito de productos aptos para cocinar tanto dulce como salado, o lo que es aún mejor, la combinación de las dos cosas. Me encanta utilizar las castañas, los boniatos o la calabaza, ya sea para elaborar dulces o para cocinar platos salados, como la crema de calabaza, el puré de boniato o el fricandó con castañas. Éste último es sin duda, mi preferido…¡Hay que aprovechar ahora que estamos en temporada!

Hoy os dejo esta tarta de calabaza, muy fácil y rápida de preparar. No tiene ninguna complicación y queda ¡buenísima! Es ideal para hacerla con los más pequeños o para personas poco iniciadas en la repostería casera de toda la vida.

Ingredientes:

- 250 grs. de calabaza limpia

- 250 grs. de azúcar

- 3 huevos medianos

- 70 grs. de aceite de oliva

- 250 grs. de harina de todo uso

- 1 sobre de levadura química (como el Royal)

Para el almíbar:

- 100 grs. de azúcar

- 100 grs. de agua

- 1 cucharada sopera de zumo de limón

Preparación:

Lavar, pelar y cortar la calabaza en dados de aproximadamente unos 2-3 cms. Poner en un cazo, cubrir de agua y dejar hervir unos 20 minutos a fuego medio. Pasado este tiempo, escurrir bien el agua de la calabaza, añadir el azúcar y mover bien durante unos minutos. Sin dejar de mover, añadir los huevos de uno en uno (no añadir el siguiente hasta que el anterior  no esté bien integrado), a continuación el aceite y por último añadiremos la harina y la levadura.

Pondremos la preparación en un molde previamente engrasado con mantequilla y la pondremos en el horno durante 20 minutos a 180º.

Yo he utilizado el molde clásico de tartaleta de toda la vida porque me parece ideal para este tipo de tartas bajitas.

Mientas tenemos la tarta en el horno prepararemos el almíbar. Ponemos el azúcar, el agua y el limón en un cazo a fuego medio y lo llevamos a ebullición. Cuando empiece a hervir lo retiramos del horno. Es importante no mover el líquido porque sino el azúcar cristaliza.

Una vez que hayamos sacado la tarta del horno, cuando todavía está caliente, le tiraremos el almíbar por encima para que lo absorba bien y si es necesario, lo pintamos bien con un pincel.

En este caso, y porque la tarta de calabaza sea apta para toda la familia, a mi me gusta utilizar un almíbar neutro, pero se puede sustituir el zumo de limón por ron blanco, por ejemplo y también queda buenísimo.

Espero que la disfrutéis!

SingularCakes_Carbassa Singular_Cakes_Carbassa2